No tiene artículos en su carrito de compras.

Cómo ayudar a tu bebé a hacer amigos

Cuando te reúnes con otras mamas, ¿te das cuenta realmente de lo que sucede en el parque?

Aprender cómo hacer amigos es una de las habilidades más importantes de la vida, y es algo que se desarrolla muy pronto. Entonces, ¿qué podemos hacer para ayudar a nuestros bebés a que tengan una experiencia positiva a la hora de hacer amigos?

En primer lugar, los niños en edad preescolar no piensan de la manera que lo hacen los niños mayores. Por ejemplo, los niños en edad preescolar les resultará muy difícil ponerse en el lugar de otra persona. Esto se llama 'egocentrismo', y significa que puede ser difícil para los niños pequeños entender por qué otros niños no quieren jugar a un juego de la forma que ellos quieren o  jugar con un determinado juguete en ese mismo momento. Debido a esto, los niños en edad preescolar a menudo pasan mucho tiempo jugando por su cuenta o participando en un 'juego paralelo' (en el que están jugando al lado, pero no con, su amigo). Esto no quiere decir que tu hijo es insociable o que tenga dificultades en la socialización. Incluso cuando están jugando solos, los niños pueden aprender sobre la socialización.

Quedar para jugar con otros niños ofrece a los niños en edad preescolar la oportunidad de aprender habilidades sociales, tales como acatar los turnos, la negociación y aprender a tener en cuenta las necesidades de otras personas. También ayuda a los niños a desarrollar un sentido de lo que son y lo que les gusta, y el lenguaje también se desarrollan a través de hablar y escuchar a los demás pequeños de la misma edad (al igual que los adultos).

Si los niños con los que vamos a estar no son muy conocidos valdría la pena ayudar a estructurar el juego mediante la creación de actividades o juguetes, y estar cerca para guiar a los niños a través del juego. Y entonces, cuando los niños se familiaricen más con los otros, no necesitarán esta ayuda. Los padres también pueden modelar las habilidades sociales positivas hablando con los niños, haciéndoles preguntas y escuchando sus respuestas. Si tu hijo es tranquilo y observador, tendrás que tener especial cuidado en la forma de introducirlos en nuevos entornos sociales. Lo normal es que quieran sentarse en tus rodillas y que se aferren a ti las primeras veces. Mantén una actitud positiva y animales a participar.

Si ellos no quieren unirse, conversa con ellos acerca de lo que los otros niños están haciendo para que tu hijo se interese. A medida que tu hijo se vaya interesando estará más feliz de alejarse de ti y de jugar con otros niños, y una vez que haya hecho algunas amistades en ese entorno, se sentirá mucho más cómodo.

Sólo recuerda que debes ser breve. Los niños pequeños se cansan muy rápido, y es mucho más agradable para poner fin a una tarde de juegos cuando se lo están pasando que esperar a que se cansen y empiecen los sollozos. Para los niños en edad preescolar estas “citas de juegos” no deben exceder 1- 1,5 horas de duración. Hacerlas cortas y dulces hará que sea más probable que tengan éxito y por lo tanto es más probable que los niños quieran repetir la experiencia.

Por último, no espere que el camino hacia la amistad discurra sin problemas. Hay un montón de errores que cometer y éstos son necesarios para que los niños se conviertan en adultos que saben qué hacer y qué no hacer cuando se trata de hacer amigos.

 

Incluso muy buenos amigos en edad preescolar con frecuencia van a pelear y luchar. Tu arbitraje ayudará a tu hijo a aprender las habilidades esenciales de la toma de turnos y la negociación.

Etiquetas: