No tiene artículos en su carrito de compras.

Llevando al bebé a casa por primera vez desde el hospital

Ahora que el bebé ha hecho su gran entrada y ya os han dado el alta, es hora de llevar a tu pequeño a su hogar. Tu bolsa del hospital está preparada, tu bebé envuelto en su arrullo en tus brazos y su sillita esperándole.

Sin embargo, sabemos que cuando se saca al bebé al mundo por primera vez, es posible que sientas que tienes una gran lista de cosas por hacer. Es por eso que vale la pena planearlo con antelación para asegurarte de que todo está listo para las primeras horas del nuevo miembro de la familia en el exterior.

El estilo de tu recién nacido: su primer conjunto para salir

Cuando tú y tu familia salgáis del hospital, tu pequeño necesita ser vestido para la ocasión.

Es bueno comenzar con un suave body. Como prenda exterior elige algo fácil de poner y que sea muy cómodo para él. Un suave pelele entero y un pequeño gorrito, dependiendo de la temperatura exterior. Si se trata de un día frío, las manoplas antiarañazos son una gran solución.

Siempre asegúrate que sean prendas en tejidos suaves y preferiblemente que lo que está en contacto con su delicada piel sea algodón 100%.

El viaje a casa

Los nervios de volver a casa con nuestro bebé recién nacido nos pueden jugar una mala pasada y podemos tener más dificultad de lo normal en colocar su sillita en el automóvil o incluso en abrocharle los arneses.

Practicar con la silla elegida dentro y fuera del coche antes del nacimiento es una manera segura para calmar los nervios. Te puede parecer una tontería pero sentar a un oso de peluche del tamaño de un recién nacido en la sillita y abrocharle y ajustarle un par de veces también es una excelente práctica para el gran día.

La persona que conduzca seguro que esta vez lo hace más despacio y con más cuidado de lo que normalmente lo suele hacer. Pronto te acostumbrarás a tener tu pequeño pasajero del asiento trasero a bordo, pero este primer viaje produce un poco más de temor.

Conocer a la familia

Si el bebé tiene un hermano mayor esperándole, esta podría ser su primera reunión de verdad. Al llegar a casa para ver a tu otro pequeño, lo mejor es asegurarse de que otra persona lleva al recién nacido para que puedas tener ambos brazos libres para envolver a tu hijo mayor en un gran abrazo.

Algunos recién nacidos 'traen' regalos para su hermano, lo cual funciona de maravilla con los niños que probablemente van a sentir cierta envidia. ¡Después de él, habrá nuevos abuelos, tías, tíos  y demás miembros de la familia que conocer!

A pesar de que puede ser muy útil disponer de una red de apoyo familiar a tu alrededor, esta ocasión especial está destinada a ser para ti y para tu familia más cercana. Intenta espaciar las visitas iniciales para hacer todo más manejable, especialmente mientras tú  y tu bebé os instaláis en vuestra nueva rutina.

Conocer a la familia de cuatro patas

Si la 'familia' también incluye un animal o dos, es bueno asegurarse que ellos no se sienten dejados de lado debido al recién llegado. Tu gato o perro están acostumbrados a ser el 'bebé' acariciado de la familia, por lo que debes seguir dándoles un montón de amor y atención.

Tu perro o gato estarán interesados en esta nueva personita, así que muéstrales a tu bebé con mucho cuidado, se sentirán menos amenazados si tienen la oportunidad de mirarle y olerle. Sin embargo, siempre asegúrate de que alguien se queda con el bebé cuando hay un animal en la habitación, incluso aunque parezca que se gusta el uno al otro.

La primera noche

¡Lo siento, pero es bastante improbable que tú y tu pareja podáis dormir mucho! La pequeña barriguita de tu recién nacido necesita constantes pequeñas recargas, lo que significa que se alimentará cada dos o tres horas.

Incluso cuando tu bebé duerma, tus nervios probablemente te mantendrán despierta y controlándole constantemente. Mantén su cama cerca de la tuya, para que pueda estar seguros de tu presencia (¡después de todo, ha estado unido a ti durante nueve meses!). Puesto que durante las primeras semanas no va a mantener un horario regular, es bueno echar una cabezadita siempre que puedas. Cuando el bebé duerma, debes tratar de dormir también.

Etiquetas: