No tiene artículos en su carrito de compras.

Verdad o mentira: mitos sobre el embarazo

Charlar con amigas y con otras madres embarazadas sobre todas las cosas del bebé, es una práctica generalizada y maravillosa. Seguro que recibirás un montón de fantásticos consejos pero también es probable te recomienden evitar ciertos alimentos y actividades o que seguro seguro que lo que esperas es un niño o una niña en función de mitos y leyendas urbanas.

¡Un momento, no tires tu café, ni guardes tu ropa de deporte todavía! No todo lo que oímos es cierto, así que vamos a evitar los falsos mitos y leyendas. Es el momento de establecer la verdadera historia para que puedas relajarte y disfrutar de tu embarazo sin preocupaciones.

ooh tiene que ser un niño, tienes la tripa baja

Desde la forma de la tripa, las náuseas, la frecuencia cardíaca a la belleza de la mamá, seguro que has oído un montón de formas de predecir el sexo del bebé. En resumen, todas son meras especulaciones sin fundamento científico. Pero, para satisfacer tu curiosidad, vamos a hablar un poco sobre ellas también.

Según se dice, si es niño la tripa está más baja mientras que si es niñas está más alta y ancha. En realidad, tu tripa se ve afectada por muchas cosas como la forma de tu cuerpo, de cuántos meses estés o de cómo se coloque tu pequeño. También se dice que si tienes muchas ganas de dulces será una chica y si es de salado implica un niño. Los antojos que se experimentan durante el embarazo sin duda no predicen el género. ¡Lo más probable es que sean  simplemente un poco de hambre!

La lista de sugerencias continúa, un primer trimestre sin náuseas  y con la piel brillante predice un niño, mientras que la piel apagada y una frecuencia cardíaca fetal superior a 140 sugiere una niña. Si hablas con otras madres, pronto te darás cuenta de que las náuseas matutinas afectan a cada embarazo de manera diferente y la frecuencia cardíaca para ambos sexos tienden a ser diferente antes del inicio del parto.

Todos estos métodos no tienen ninguna base científica por lo que no te van a decir nada exacto, aunque claro está tienen una posibilidad de 50/50 de acertar. Si deseas hacer planes de qué color usar para su habitación o para decidir sobre un nombre tendrás que esperar a que se le vea en una de las ecografías. ¡Es mágico ver a tu bebé por primera vez, e ir viendo cómo va creciendo y como se mueve!

no se preocupe, ¿por qué se llaman náuseas matutinas?

¡Estoy segura de que todas nos sentimos tan engañadas por ese nombre! Muy en desacuerdo con su título, las náuseas del embarazo pueden afectar a cualquier hora del día o de la noche y son muy comunes en la primera etapa del embarazo. En tu batalla con las náuseas, piensa  que no representa un riesgo para tu pequeña tripita y suelen desaparecer sobre la semana 16 a 20.

Si bien, si todavía está sintiendo los efectos, hay pequeños cambios que puedes hacer en tu dieta y en la vida diaria para ayudar a reducir los síntomas. Cuando no comprando sus cositas o trabajando hasta que ya no puedes verte los dedos del pie, asegúrate de descansar lo suficiente, el cansancio puede empeorar las náuseas.

No te apresures a levantarte rápidamente por la mañana y si tienes a alguien que te pueda ayudar, asegúrate precisamente de que lo hace. ¡El desayuno en la cama es prácticamente obligatorio! Cómete una tostada o unas simples galletas y bebe algo de líquido antes de levantarte lentamente. De todas formas tu iras viendo cuál es el mejor momento para ti de comer y bebé para mejorar estas nauseas.

madre embarazada bebiendo café

“Ahora estás comiendo para dos, lo mejor es que evites el café.”

Todos somos culpables de comer un poco más de lo que deberíamos de vez en cuando, las embarazadas incluidas. Muy a nuestro pesar, estar embarazada no significa que tengas que comer por dos. Sólo en los últimos tres meses se necesitan calorías adicionales y con un promedio de sólo 200 calorías por día. Es mucho más importante comer de forma saludable con mucha fruta y verdura fresca, evitando un consumo excesivo de alimentos grasos y azucarados.

Es posible que te hayan dicho que evites el café, pero puedes disfrutar de un poco si controlas la cantidad. La advertencia no es infundada, ya que el exceso de cafeína de cualquier fuente (ya sea té, bebidas gaseosas o chocolate) puede aumentar el riesgo de aborto involuntario, pero se te permite unos 200 miligramos al día. ¡Unas dos tazas de café aproximadamente!

tira la toalla con el ejercicio y cancela ese vuelo

Lo admito, me gustaría usar el embarazo como excusa para evitar el ejercicio, pero no es el momento de dejar tu ropa deportiva cogiendo polvo. ¡De hecho, el ejercicio es bueno durante el embarazo! Tu pequeño no está en peligro si haces actividades de baja intensidad como caminar, natación, aeróbic acuático y yoga. Mantenerte activa te ayudará a adaptarte a los cambios de tu cuerpo, a hacer frente al parto y a ponerte en forma después del nacimiento. ¡Así que átate los cordones y ponte en marcha!

Se dice que si está embarazada evites volar, pero, una vez más, esto simplemente no es así. Si  has tenido un embarazo sin complicaciones planifica esas vacaciones que estás esperando. Hasta la semana 28 de gestación no suele haber problemas, pero cada compañía aérea tiene sus restricciones, así que habla con ellos antes de cerrar el vuelo. Se recomienda que lleves contigo tus informes médicos como medida de precaución.

comer picante adelanta el parto

“curry para adelantar el parto y un bebé pequeño para un parto más fácil”

Al igual que una lista de compras pre-hospitalaria, se dice que estas cosas hacen más fácil el parto. Por desgracia, todo es un mito. Se dice que si comes curry o alimentos picantes se te adelantará el parto pero no está respaldado por ninguna investigación científica. Tu pequeño vendrá cuando están bien y listo.

Otra cosa que se dice que ayuda a la hora del parto es que sea un bebé pequeño. Poco más que una ilusión, algunos incluso dicen que un bebé más grande podría ser más fácil por el efecto de la gravedad y su fuerza extra para ayudar a empujarse a sí mismo. Al final, cada parto es diferente por lo que el tamaño no influye en la facilidad del nacimiento.

no hay dos embarazos iguales

¡La única verdad! Tu embarazo es tuyo, diferente a cualquier otro. Con suerte estarás un poco menos preocupada ahora que hemos aclarado estos cuentos y mitos sin sentido. Sin embargo, en caso de cualquier duda que te pueda surgir habla con tu ginecólogo o matrona que te la aclararán.